AFP

Los rebeldes prorrusos entregaron a responsables malasios las dos cajas negras del avión de línea derribado el jueves pasado, y comenzó el traslado de los cuerpos de las víctimas.