AFP

El cardenal cubano, Jaime Lucas Ortega Alamino, estimó este viernes que su país debe participar en la próxima Cumbre de Las Américas, al margen de la entrega de un doctorado honoris causa que le otorgó una universidad en Panamá.

"Yo creo que sí. Todos deben participar, evidentemente", expresó Ortega brevemente a periodistas al ser cuestionado sobre si sería positiva la presencia de Cuba en la Cumbre de Las Américas el próximo 10 de abril en Panamá.

Publicidad

Ortega Alamino recibió el doctorado honoris causa en Humanidades y Ciencias Religiosas por la Universidad Santa María La Antigua (USMA), en un acto al que acudió el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela.

El presidente estadounidense, Barack Obama, y su homólogo cubano, Raúl Castro, fueron invitados a la cumbre por el gobierno de Varela, quien definió al cardenal como "una figura muy importante" para los "retos diplomáticos" de Panamá el próximo año.

Publicidad

Ortega se ha enfocado en "los derechos humanos y la libertad de personas que habían sido detenidas por temas políticos y es una persona muy importante en la vida diaria del pueblo cubano", aseguró Varela.

La presencia de Cuba ha levantado algunos recelos, principalmente en Estados Unidos y Canadá y en organizaciones anticastristas, aunque la isla es respaldada por la mayoría de los gobiernos latinoamericanos.

Ortega, líder de la Iglesia Católica cubana en las últimas décadas, encabezó en mayo de 2010 un inédito diálogo con Castro, una cita que derivó en la liberación de 130 presos considerados políticos por organizaciones de derechos humanos.

Sus intentos de reconciliación nacional le han merecido diversos reconocimientos internacionales, pero también acusaciones de complicidad con el gobierno de La Habana.

Ortega "ha servido de puente para acercar posiciones en una sociedad donde hay diversas posturas a veces incompatibles sobre el futuro del país", dijo el arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa.

El cardenal recibió de las autoridades de la USMA un anillo, una medalla, un pergamino y un birrete por su "gran labor en pro de la libertad religiosa y defensa de los derechos humanos y de la Iglesia en Cuba", según una resolución de la universidad.

Publicidad

Publicidad