El grupo Estado Islámico insiste en que fueron ellos quienes derribaron el avión ruso en Egipto, un accidente sin supervivientes. Los expertos analizan las cajas negras y ya se han identificado a 33 de los 224 fallecidos.