EFE

Una vez por semana, Douglas y otros niños que viven en las calles de Nairobi aparcan su vida un rato para dar clases de dibujo. Ollas llenas de comida, la mochila que usarían si fueran al colegio, viajes en aviones transcontinentales y botes de pegamento dan forma a sus sueños sobre el papel.