España Internacionales -  21 de enero 2016 - 13:07hs

San Sebastián, capital de la cultura de la paz en 2016

Pocas ciudades españolas aprecian tanto la paz como San Sebastián, que será desde el próximo sábado la nueva capital europea de la cultura y la "convivencia", cuatro años después de que el grupo separatista ETA anunciara su adiós a las armas.

A pesar de la belleza de la arquitectura "belle epoque" de sus calles y del prestigio de albergar desde 1953 uno de los festivales cinematográficos más célebres del mundo, San Sebastián sufrió de forma repetida durante cuarenta años los atentados, secuestros y asesinatos de ETA.

El sábado esta ciudad (a 350 km al norte de Madrid) dará por concluido su pasado sombrío con la celebración de un espectáculo dirigido por Hansel Cereza, coreógrafo en el Cirque du soleil, que inaugurará el programa cultural de este año.

El proyecto de convertir San Sebastián en la capital europea de la Cultura "nace en 2008 en un contexto en el que todavía había una violencia explícita en el País Vasco", explica Pablo Berástegui, director general del proyecto "San Sebastián 2016".

"La sociedad se sentía cansada de la violencia, entonces los responsables políticos municipales decidieron que la cultura podía ser una buena oportunidad para abordar este tema, y ver cómo se podía mejorar la vida entre personas que han estado muy polarizadas", añade.

Los atentados de ETA, considerada como una organización terrorista por la Unión Europea, provocaron la muerte de más de 800 personas y cerca de 150 personas murieron en manos de las milicias anti-ETA próximas a la policía española, como los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL).

San Sebastián es la ciudad española "que tiene el mayor número de asesinatos por motivación política desde 1960 hasta la actualidad", afirma el alcalde de la ciudad Eneko Goia del Partido Nacionalista Vasco (PNV), de centro-derecha. Pero las consecuencias de décadas de violencia "se proyectan constantemente sobre nuestro presente y futuro".

El ayuntamiento de San Sebastián quiere utilizar su status como capital europea de la Cultura, que comparte este año con Breslavia (Polonia), para "convertir la cultura en un instrumento para la convivencia pacífica", explica Eneko Goia.

Uno de los proyectos más destacados del programa es "Europa Transit". Para éste, un grupo de periodistas multimedia viajarán en autobús por todo el continente europeo, visitando diez ciudades afectadas por la violencia o la guerra.

Entre ellas, se encuentran Ceuta, la ciudad autónoma española en el norte de Marruecos, donde cada año decenas de inmigrantes arriesgan sus vidas para entrar en Europa; pero también Belfast (Irlanda del Norte), escenario del conflcito entre unionistas y católicos; y Sarajevo, sitiada durante más de 44 meses en plena guerra de Bosnia a mediados de los noventa.

Además, la ciudad vasca acogerá una exposición dedicada al tratamiento que hicieron de la guerra y la paz grandes artistas, como Goya o Picasso. Los visitantes también podrán asistir a las representaciones de "teatro del oprimido". Sus obras tratarán sobre el conflicto violento en el País Vasco y permitirán al público que escoja el desenlace de las escenas.

Aunque el conflicto vasco parece cosa del pasado, el alcalde donostiarra admite que aún queda mucho trabajo por hacer, en particular, sobre el retorno de los presos de ETA, encerrados a centenares de kilómetros, o la no disolución como grupo político de ETA, que antes de hacerlo exige una negociación con el gobierno español y francés.

A lo largo del 2016, San Sebastián también ofrecerá actividades más triviales, como la degustación de su excelente gastronomía, que cuenta con tres restaurantes con tres estrellas Michelin.

Los chefs de la ciudad aprovecharán la ocasión para abrir las puertas de sus cocinas a otros colegas del resto de Europa y así combinar sus tradiciones culinarias.