AFP

La gente salió a las calles y los niños volvieron a los parques en Alepo. Las principales ciudades de Siria despertaron el sábado sin el estruendo de las bombas tras el alto el fuego entre el régimen y los rebeldes.