URUGUAY Internacionales -  15 de septiembre 2016 - 16:09hs

Exreo de Guantánamo en Uruguay sale del coma, pero prosigue con huelga hambre

Jihad Diyab, uno de los seis refugiados del penal de Guantánamo (Cuba) acogidos por Uruguay y que realiza una huelga de hambre hace alrededor de un mes, se recuperó hoy del coma superficial en el que se encontraba, aunque sigue determinado en seguir su protesta, informaron fuentes médicas.

Diyab, quien se encuentra "lúcido" en estos momentos, "sigue con determinación" de no ingerir alimentos ni líquidos en reclamo de ser reunido con su familia en un país distinto de Uruguay, preferentemente árabe, explicó hoy a Efe Julia Galzerano, una de las doctoras del Sindicato Médico del Uruguay (SMU) que le prestó asistencia.

El refugiado sirio, que se encontraba en un estado de deshidratación severo, fue tratado por médicos de la Salud Pública uruguaya y del SMU, que siguieron el protocolo médico que indica que "si el paciente pierde el conocimiento, su doctor tiene la potestad de decidir por él qué medidas de urgencia tomar para salvarle la vida", informaron ayer activistas cercanos.

Una vez lúcido e hidratado, los médicos del SMU volvieron a su domicilio, donde lo revisaron, constataron su mejoría y le explicaron los riesgos de seguir adelante con la medida, indicó Galzerano.

Aún así, el paciente "se niega a comer y tomar líquidos" en el marco de su protesta, por lo cual la asistencia de los médicos del SMU "terminó", en respeto del "principio de autonomía del paciente" y los "protocolos" que marca el Código de Ética Médica del organismo colegiado de los galenos uruguayos.

Por su parte, el enlace entre el Gobierno uruguayo y Diyab, Christian Mirza, expresó a Efe al respecto de la mejoría del exrecluso que "afortunadamente se recuperó de su estado de inconsciencia" aunque advirtió que su estado de salud "sigue siendo reservado".

Además, reiteró que las gestiones que está haciendo el Gobierno uruguayo respecto del traslado del refugiado a algún otro país, preferentemente árabe, y reunirse con su familia, "siguen su curso".

De esta manera, el sirio proseguirá con la protesta que lleva hace alrededor de un mes, que se profundizó cuando decidió suspender su ingesta de líquidos hace al menos una semana.

El pasado viernes, Diyab manifestó a la prensa por intermedio de un locutor que su situación de salud se encontraba en estado delicado y denunciaba la responsabilidad de Uruguay y Estados Unidos de tal situación.

"Mi situación de salud está muy precaria, estoy mal, mi energía está muy baja y yo responsabilizo personalmente al Gobierno de EE.UU. y también al de Uruguay si yo muero", manifestó el sirio.

Diyab abandonó el país a mediados de junio y a fines de julio se presentó en el Consulado uruguayo en Caracas, donde pidió ser trasladado a un tercer país distinto a Uruguay para reunirse con su familia, pero a la salida de dicha sede diplomática fue detenido por las autoridades venezolanas y deportado a Uruguay semanas después.

Junto a otros tres sirios, un tunecino y un palestino fueron acogidos en Uruguay en diciembre de 2014 como parte del compromiso del entonces presidente uruguayo José Mujica, de colaborar con su par estadounidense, Barack Obama, en el plan de cierre del penal de Guantánamo.