EFE

Los yihadistas que resisten en la sureña ciudad de Marawi usan mujeres y niños como escudos humanos, denunció el jueves el Ejército de Filipinas, que reconoció haber sufrido en las últimas horas diez bajas por "fuego amigo" en un asedio que ya ha segado la vida de al menos 174 personas.