AFP

Filipinas buscaba el viernes entender la motivación de un hombre enmascarado que incendió una sala de juegos en Manila, donde al menos 37 murieron por asfixia. El grupo yihadista Estado Islámico reivindicó el ataque, pero el gobierno lo niega.