Barcelona Internacionales - 

Huelga en el aeropuerto de Barcelona provoca esperas considerables

Los agentes de seguridad del aeropuerto de El Prat de Barcelona empezaron este viernes una huelga parcial que prolongó considerablemente las colas de espera habitualmente largas en este aeropuerto muy frecuentado por los turistas, constató la AFP.

Nerviosos por perder su vuelo, viajeros de diferentes nacionalidades se congregaban, impacientes, en las colas que se expandían mucho más allá de la zona delimitada antes del control de seguridad, según un fotógrafo de AFP.

Una portavoz de Aena, gestor semipúblico de los aeropuertos españoles, recomendó a los pasajeros llegar con antelación y evocó una espera de "un mínimo de 40 minutos". Los viajeros aseguraron que las esperas fueron mucho más largas.

Los trabajadores deben respetar unos servicios mínimos del 90% fijados por la delegación del gobierno de Cataluña, precisó a la AFP Juan Carlos Giménez, portavoz del comité de huelga de los empleados del grupo privado Eulen, encargado de la seguridad del aeropuerto y cuya personal no está sindicado.

Los huelguistas denuncian la falta de efectivos y la sobrecarga de trabajo de los alrededor de 360 agentes contratados por Eulen, un grupo que emplea 86.000 personas en 14 países.

Según Giménez, la carga de trabajo conlleva "muchas bajas por problemas psicológicos, depresiones (...) y también afecta a la seguridad".

El tráfico de viajeros aumentó en más de un 60% entre 2009 y 2016 en este aeropuerto por la implantación de numerosas compañías de bajo coste y el atractivo de la ciudad de Barcelona y las costas de Cataluña.

La huelga comporta cuatro paros de una hora cada día, de viernes al lunes, y se alargará la semana que viene. A partir del 14 de agosto, los trabajadores prevén hacer una huelga total e indefinida.

Este viernes Aena se sentó a negociar con los representantes de los huelguistas y el grupo Eulen en busca de un acuerdo, indicó la portavoz del gestor aeroportuario.

En mayo, el aeropuerto de Barcelona-El Prat, el segundo de España después de Madrid, quedó saturado con esperas de hasta tres horas por la manca de policías para efectuar controles sistemáticos del pasaporte a los viajeros.

Para solucionarlo, se reforzó la plantilla y se instalaron escáneres de pasaporte suplementarios.

FUENTE: AFP

En esta nota: