AFP

El presidente ruso Vladimir Putin se bañó en la noche del jueves en la helada agua del lago Seliguer, con una temperatura de -5°C, como parte de un ritual tradicional de la Epifanía ortodoxa que se celebra cada año.