Sudáfrica Internacionales - 

Sudáfrica: Sequía en Ciudad del Cabo refleja desigualdades

Se acerca el “Día D”. La ciudad escaparate de Sudáfrica, Ciudad del Cabo, se prepara para cortar la mayor parte del suministro de agua ante la peor sequía en un siglo. Las tensiones entre sus cuatro millones de residentes reflejan la división de clases.

La ciudad, una de las más visitadas del mundo, cuenta tanto con asentamientos informales en expansión como con vecindarios de clase alta junto al océano. Algunos dicen que los residentes más pobres son culpados injustamente al tiempo que aumenta la preocupación por el derroche de la preciada agua. El ejército está preparado para ayudar a proteger los puntos de recolección de agua si llega el “Día D”.

The Associated Press está analizando cómo se preparan los residentes ante el endurecimiento de las restricciones para evitar un posible corte total en abril, y habló con investigaciones para determinar donde yace el problema del uso del agua.

Kirsty Carden, del Future Water Institute de la Universidad de Ciudad del Cabo, apunta hacia los frondosos suburbios. "Ha sido en las zonas donde la gente tiene jardines, tienen piscinas y son mucho más despilfarradores en la forma en la que usan el agua porque están acostumbrados a que este ahí, saliendo del grifo”, dijo.

Aproximadamente un cuarto de la población de la urbe vive en asentamientos, donde el agua llega a través de grifos comunitarios, no a cada vivienda particular, agregó Carden. "Y ahí siempre hay imágenes de grifos abiertos, piezas rotas y ‘miren la fuga’ y todo lo demás. Pero la realidad es que ese millón de personas de una población de cuatro (millones de personas) usan solo el 4,5% del agua”, afirmó.

En uno de los asentamientos atestados de casas construidas con chapas de metal ondulado, Vuyo Kazi hace la colada al aire libre mientras otros vecinos arrojan el agua sucia a la calle.

"Antes, usaba dos calderos de agua para lavarme”, explicó Kazi. "Así que ahora uso solo uno".

Bajo las nuevas restricciones al uso del agua que comenzaron el jueves, se pide a los residentes que no usen más de 50 litros (13,2 galones) de agua al día, rebajando casi a la mitad el límite anterior de 87 litros (23 galones). Emplear agua potable para lavar autos, remojar zonas pavimentadas, llenar piscinas privadas y regar jardines es ilegal. Los usuarios que gasten demasiada agua serán multados.

Al otro lado de la ciudad, en el vecindario costero de Scarborough, Kelson da Cruz muestra su nueva forma de racionar el agua señalando a un caldero junto a la ducha.

"Estamos restringidos a una cantidad de agua que podemos usar al día”, señaló. "Así que recogemos agua, y esa es la que usamos para el sanitario”. Emplean otro jarro para cepillarse los dientes y lavarse la cara.

Alrededor del 70% del consumo de agua en Ciudad del Cabo corresponde a los hogares, dijeron las autoridades. Según los expertos, entre las causas de la escasez de agua en la ciudad están el cambio climático y el enorme aumento de la población.

FUENTE: AP