AFP

Una ciudad del noroeste de China fue azotada por una violenta tormenta de arena que provocó incendios en zonas rurales, redujo el tráfico y obligó a los residentes a cubrir sus rostros.