AFP

Las protestas de los "chalecos amarillos" degeneraron el sábado en enfrentamientos con la policía en París y otras ciudades de Francia, con coches y barricadas en llamas y casi 1.400 detenciones.