AFP

Cada día, cientos de niños venezolanos cruzan la frontera hacia Colombia para ir a la escuela. Con el cierre del paso fronterizo, los menores se ven forzados a usar caminos ilegales para llegar a sus aulas.