AFP

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, anunció el jueves una prohibición inmediata de la compra de fusiles de asalto y semiautomáticos, en respuesta al atentado de Christchurch, en el que murieron 50 personas.