AFP

Luisiana adoptó el jueves una ley que prohíbe a las mujeres someterse a una interrupción voluntaria del embarazo a partir de las seis semanas de gestación, convirtiéndose en el último estado en restringir el derecho al aborto en Estados Unidos.