AFP

El régimen de Bashar al Asad atacó nuevamente el lunes la provincia de Idlib, al norte de Siria, matando a seis civiles e ignorando un llamado del presidente estadounidense Donald Trump a poner fin al "bombardeo infernal" del ejército sirio y sus aliados contra este bastión yihadista.