AFP

Alberdi, a orillas del río Paraguay, es ahora una isla que cuenta las horas a la espera de que bajen las aguas que inundaron sus sectores periféricos, donde los habitantes que se quedaron se asoman desde los techos al paso de los botes.