AFP

Varias ballenas y orcas capturadas para ser vendidas a acuarios y retenidas en espacios hacinados durante meses fueron liberadas en el mar, contra la opinión de expertos que advirtieron que los mamíferos tienen pocas chances de sobrevivir.