AFP

En el bosque de Omo, a 100km de la ciudad nigeriana de Lagos, guardabosques intentan salvar a un centenar de elefantes cuyo hábitat está siendo amenazado por la actividad humana.