AFP

Miles de armas de fuego decomisadas a criminales fueron arrojadas a un horno gigantesco del cual salen calcinadas, convertidas en fierro fundido para que no vuelvan a las calles de Perú, donde la inseguridad es uno de los principales problemas para la ciudadanía.