Aumentan a 5 años condena contra abanderado en Paraguay de cannabis medicinal. Foto/@MovimientoCann3

EFE

La Justicia paraguaya elevó este martes a cinco años la pena de cárcel por elaborar aceite de cannabis en su domicilio a Édgar Martínez, protagonista de un proceso judicial que reabrió el debate público y político en Paraguay sobre el consumo de marihuana como un remedio medicinal.

Paradójicamente, la sentencia llegó mientras el Congreso Nacional estudia la modificación de dos artículos de la ley de tráfico de estupefacientes, lo que abriría la puerta a la legalización del autocultivo de marihuana con fines médicos.

Publicidad

"Esta sentencia es terrorismo de Estado", aseguró Martínez, de 42 años, a Efe tras concluir el juicio que se prolongó durante más de dos meses en los juzgados de Ciudad del Este, segunda urbe de Paraguay.

Martínez fue condenado a dos años y seis meses de cárcel en diciembre de 2017 por la tenencia de 900 gramos de marihuana congelada en su nevera.

Publicidad

Sin embargo el Ministerio Público pidió realizar un nuevo juicio oral para aumentar su pena, lo que se ha confirmado este martes con la condena de cinco años, que terminará de cumplir en arresto domiciliario.

Martínez completó un año de reclusión en las cárceles de Coronel Oviedo y Ciudad del Este, antes de que la Justicia le concediera el beneficio de completar el resto de su pena en su domicilio, donde ha permanecido los últimos 15 meses.

En declaración telefónica, Martínez achacó su nueva condena a una "persecución fiscal y judicial" y denunció que detrás el proceso se esconden "intereses" de grandes farmacéuticas e inversores extranjeros de países como Estados Unidos.

Combined Shape Created with Sketch.

"Hoy condenaron a un pueblo que fue abandonado por el Estado en materia de salud pero que al mismo tiempo fue criminalizado por este caso de autocultivo", enfatizó.

En cuanto al desarrollo del juicio, el condenado lamentó que el tribunal no admitiera la declaración de los testigos que presentó su defensa, las personas que presuntamente recibieron este aceite para paliar diferentes dolores médicos.

Su estrategia pasaba por probar que no se lucraba a través de la venta de marihuana, sino que la proporcionaba de manera gratuita a personas de su entorno con diferentes enfermedades, desde el cáncer, hasta el alzheimer, la epilepsia o la artrosis.

Tras ser condenado de nuevo, Martínez anunció que recurrirá el caso ante la Cámara de Apelaciones de Ciudad del Este, antes de elevarlo a organismos internacionales como la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH).

"Lo único que le pido a la gente es que tenga mucha fe, aquí estamos más firmes y fuertes que nunca, no vamos a terminar, comienza esta lucha", expresó.

Para Martínez la decisión de la Justicia es "absurda", ya que se ha producido en un momento en el que los parlamentarios paraguayos debaten una fórmula para legalizar el consumo particular de marihuana con fines terapéuticos.

El Senado aprobó en septiembre un modificación de dos artículos de la ley con los que se pretende legalizar la tenencia y consumo de cannabis con fines medicinales, siempre que se cuente con una receta médica.

Estos cambios legales, que todavía tienen que ser ratificados en la Cámara de Diputados, también contemplan la eliminación de las penas por plantar marihuana en aquellas residencias privadas que estén autorizadas por la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad).

A esta realidad se suma que en el año 2017 el Gobierno aprobó la importación legal de aceite de cannabis para uso terapéutico en el país y que hace menos de un mes oficializó la primera Cámara Paraguaya de Cannabis Industrial para frenar el avance del narcotráfico en el país.

Paraguay es el mayor productor de plantaciones ilegales de marihuana de Suramérica, cuyo principal destino es Brasil, a través de las organizaciones de crimen organizado que operan en la frontera entre ambos países.

Publicidad

Publicidad