La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez

EFE

El Gobierno interino de Jeanine Áñez encomendó este viernes a su ahora exvicecanciller Gualberto Rodríguez informar en Europa que en Bolivia no hubo un golpe de Estado, sino una sucesión constitucional, desde su nuevo cargo como encargado de Negocios en España.

En un acto en el que el sucesor de Rodríguez juró el cargo, la canciller interina, Karen Longaric, le deseó al nuevo encargado de Negocios "mucho éxito" en su "muy importante misión" en España para "reconducir" las relaciones tras el reciente incidente diplomático.

Publicidad

"Tenga mucho éxito mi querido embajador Gualberto Rodríguez para que pronto veamos resultados en España y también haga conocer en Europa que este Gobierno no deviene de un golpe de Estado, sino de una sucesión constitucional ajustada a las leyes", expresó Longaric.

La canciller manifestó su deseo de que Rodríguez "imprima su mayor esfuerzo y su capacidad por el bien del país" para tener una "brillante representación" en España y superar la "fisura" diplomática entre ambos países que "de ninguna manera tendría que prolongarse por más tiempo".

Publicidad

"Confiamos mucho en la capacidad diplomática del embajador Gualberto Rodríguez, confiamos en el criterio político que tiene para que prontamente podamos gozar nuevamente de una relación cordial y amistosa con el reino de España", remarcó Longaric.

En medio de la crisis posterior a las fallidas elecciones de octubre, Evo Morales dimitió como presidente de Bolivia el pasado 10 de noviembre denunciando un golpe de Estado para derrocarlo y viajó a México, donde permaneció asilado un mes y el 12 de diciembre llegó a Buenos Aires, donde tramita su refugio.

Jeanine Áñez, que era senadora, asumió la Presidencia de forma transitoria el pasado 12 de noviembre al activar el mecanismo sucesorio establecido en la Constitución boliviana, con un procedimiento que fue avalado por el Tribunal Constitucional.

El Gobierno interino de Bolivia decidió el pasado 30 de diciembre declarar personas no gratas a los diplomáticos españoles Cristina Borreguero y Álvaro Fernández, junto a otros funcionarios y la embajadora de México, María Teresa Mercado.

El motivo fue la visita el pasado 27 de diciembre de los diplomáticos españoles acompañados, según el Gobierno boliviano, de individuos "encapuchados" y "presumiblemente armados" a la residencia de la embajada de México en La Paz, donde están asilados exfuncionarios del Ejecutivo de Morales.

El suceso fue interpretado por Bolivia como un intento de evacuar a esos exministros, algunos acusados de delitos como terrorismo, algo que el Ejecutivo español ha negado en todo momento.

El Gobierno español aseguró que se trató de una visita de "cortesía", que los diplomáticos iban acompañados de "personal de seguridad" para su propia protección y respondió con la expulsión de tres representantes bolivianos acreditados en España.

El Ejecutivo de Áñez decidió enviar a Rodríguez como encargado de Negocios a España para recomponer la relación tras estas tensiones.

En su lugar, en esta jornada asumió como nuevo vicecanciller Carlos Eduardo Zannier, quien hasta el momento fue viceministro de Comercio Exterior e Integración.

El lugar de Zannier fue ocupado por Claribel Sandra Aparicio, quien también juró el cargo en el acto.

Longaric destacó que ambos "tienen altos perfiles profesionales" como una amplia experiencia en esos ámbitos.

"El objetivo más importante es representar a Bolivia ante el mundo con profesionalismo, eficiencia y dignidad", destacó la ministra boliviana.

Publicidad

Publicidad