AFP

Donde había calles ahora hay lodo, restos de colchones, controles remotos, muebles de casas, sofás... Los vecinos no salen de su asombro al evocar el torrente de lodo y escombros que arrasó la escarpada Sabará, cerca de Belo Horizonte, y que en los últimos días suma al menos 45 muertos en Brasil.