Cuba confirma llegada de "hermano" expresidente boliviano Evo Morales

EFE

Cuba confirmó este lunes la llegada del expresidente boliviano Evo Morales, quien viajó "por motivos de salud" a la isla desde Argentina, donde reside como refugiado.

"Bienvenido a Cuba el hermano expresidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales Ayma", escribió el canciller cubano Bruno Rodríguez en un breve tuit sin imágenes.

Publicidad

Morales, estrecho aliado de La Habana desde que llegó a la Presidencia de Bolivia en 2006, fue recibido a su llegada por el viceministro cubano de Exteriores, Rogelio Sierra.

Este es un anuncio inusual para el Gobierno cubano, que suele ser muy discreto durante las visitas privadas de personalidades al país.

Publicidad

La prensa estatal y los dirigentes cubanos mantuvieron silencio en diciembre pasado durante la última estancia del exgobernante en La Habana para una consulta médica. El propio político indígena evitó cualquier referencia a su ubicación en sus continuos mensajes vía Twitter.

Morales partió hacia La Habana desde Buenos Aires en la madrugada de hoy y regresará a Argentina el próximo fin de semana, según su oficina de prensa.

"El expresidente Evo Morales realizó, anoche, un viaje no programado, a Cuba por motivos de salud. Su retorno está previsto para este fin de semana con el fin de cumplir la agenda programada", precisa el comunicado difundido en la capital argentina.

El viaje ya había sido anunciado por el mandatario de la nación suramericana, Alberto Fernández, quien subrayó que "nada le impide a él (Morales) como refugiado político viajar a Cuba".

Evo Morales se ha tratado varias veces en La Habana en el mismo hospital militar donde fueron atendidos los fallecidos Hugo Chávez y Fidel Castro, una instalación muy segura a prueba de curiosos.

En abril de 2017 se sometió a una operación de la laringe en la isla, en la que se le extirpó un tumor benigno de la cuerda vocal izquierda.

El pasado 10 de noviembre el dirigente indígena anunció su renuncia, forzado por las Fuerzas Armadas, tras un informe de la Organización de Estados Americanos que advirtió de graves irregularidades en los comicios presidenciales bolivianos del 20 de octubre.

Cuba condenó su salida forzada como un "golpe de Estado" y poco después retiró por razones de seguridad a los más de 700 profesionales de la isla que prestaban servicios en ese país, en su mayoría en el sector de la salud.

La tensión entre el Gobierno interino de Boliviano y La Habana creció hasta que La Paz decidió suspender las relaciones - sin tratarse de una ruptura total- debido a "la permanente hostilidad" de Cuba y los "constantes agravios" expresados por Bruno Rodríguez hacia la presidenta provisional boliviana, Jeanine Áñez.

Publicidad

Publicidad