AFP

Desempleados y golpeados emocionalmente, médicos nicaragüenses despedidos del sistema público de salud por reclamar equipos de bioseguridad y criticar el manejo de la pandemia por el gobierno del presidente Daniel Ortega, siguen en la primera línea luchando contra la covid-19, casi sin recursos.