AFP

Cinco nadadores rusos cruzaron ayer, miércoles las aguas heladas del lago Baikal, en Siberia, para llamar la atención sobre las amenazas que pesan contra el mayor espejo de agua dulce el mundo.