EEUU toma la decision al considerar que el Partido Comunista chino optó por aplastar las libertades y autonomía del pueblo de Hong Kong

AP - MATHHEW LEE

El gobierno del presidente Donald Trump suspendió o anuló el miércoles tres acuerdos bilaterales con Hong Kong que cubrían la extradición y exenciones impositivas, la más reciente de una serie de medidas en respuesta a la imposición china de estrictas leyes de seguridad nacional en el antiguo territorio británico.

“El Partido Comunista chino optó por aplastar las libertades y autonomía del pueblo de Hong Kong”, tuiteó el secretario de Estado, Mike Pompeo.

Publicidad

El Departamento de Estado dijo que Beijing violó su compromiso de que Hong Kong conservaría una amplia autonomía durante 50 años después de su regreso a la soberanía china en 1997.

Trump ya había resuelto que Hong Kong no podía seguir gozando del trato preferencial que recibía de Estados Unidos. Los tres acuerdos abarcan la entrega de prófugos de la justicia, la transferencia de presos condenados y exenciones impositivas recíprocas sobre ingresos del transporte marítimo internacional.

Publicidad

“Estas medidas ponen de manifiesto nuestra profunda preocupación ante la decisión de Beijing de imponer la Ley de Seguridad Nacional que ha aplastado las libertades del pueblo de Hong Kong”, dijo la vocera del departamento, Morgan Ortagus, en un comunicado.

Dijo que se había notificado horas antes a las autoridades hongkonesas sobre las decisiones que responden a las “medidas drásticas (del Partido Comunista) para erosionar el alto grado de autonomía que Beijing mismo había prometido” a la isla.

No estaba claro de inmediato cuáles acuerdos fueron suspendidos y cuáles formalmente anulados. Otros países occidentales han suspendido sus tratados de extradición con Hong Kong.

Washington ya ha anulado los privilegios comerciales especiales de los que gozaba Hong Kong y ha impuesto sanciones a funcionarios chinos y hongkoneses encargados de imponer la nueva ley de seguridad, entre ellos la jefa del ejecutivo Carrie Lam, de tendencia prochina.

Beijing había prometido a Hong Kong que durante 50 años regiría el acuerdo de “un país, dos sistemas”, bajo el cual la ciudad poseía su propio sistema aduanero y legal. Este dispositivo incluía libertades civiles de tipo occidental como el derecho al disenso público, que rara vez se permiten en China continental y ahora están estrictamente limitadas en la isla.

“El presidente Trump ha dejado en claro que, por lo tanto, Estados Unidos tratará a Hong Kong como ‘un país, un sistema’ y tomará medidas contra individuos que han aplastado las libertades del pueblo de Hong Kong”, dijo Ortagus en su comunicado.

Publicidad

Publicidad