AFP

El sacerdote salvadoreño Moisés Rutilio Morán no se quedó cruzado de brazos cuando la pandemia de covid-19 obligó a cerrar el templo a su cargo: construyó un estanque para cultivar tilapias, que vende en la comunidad para sustentarse y pagar a sus empleados.