AFP

Unos pocos allegados despidieron el miércoles a Javier Ordóñez, fallecido a manos de dos policías que le propinaron un brutal castigo y que devino el rostro de protestas contra la violencia policial que dejaron 12 muertos.