AFP

En Países Bajos usted puede seguir ayudando al planeta después de su muerte, si opta por un "ataúd vivo" fabricado con hongos que aceleran la descomposición de su cuerpo.