AFP

El desértico y pedregoso cementerio de Chocas, en el extremo norte de la capital peruana, ha comenzado a recibir visitas de personas que perdieron a familiares por el coronavirus..