Líder norcoreano visita zona golpeada por tifón; reprende

AP

El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, visitó una localidad rural golpeada por un tifón y arremetió contra las agencias gubernamentales por el “derrotismo”, reportaron medios estatales el miércoles.

En su primer acto público tras las multitudinarias celebraciones por el aniversario de la fundación del partido gobernante este fin de semana, Kim inspeccionó los trabajos de recuperación en la zona nororiental de Komdok, continuando con sus recientes visitas a zonas afectadas por tifones e inundaciones este verano.

Publicidad

Los observadores externos dicen que busca aumentar el apoyo público ya que los desastres podrían agravar la economía norcoreana, que ya está afectada por las sanciones lideradas por Estados Unidos y por la pandemia de coronavirus.

Kim informó que los daños causados por el tifón en Komdok eran “más severos de lo que pensaba” y elogió a los soldados movilizados para los proyectos de rehabilitación por su dedicación, reportó la Agencia Central Coreana de Noticias.

Publicidad

Según la agencia noticiosa estatal, Komdok era la zona más afectada por el meteoro y las unidades militares ordenadas por Kim habían completado el 60% de la construcción de 2.300 viviendas.

Las imágenes distribuidas por la agencia mostraron a Kim, vestido con pantalón y camisa de cuello mao de color arena, caminando por una vieja vía de tren acompañado de autoridades, con edificios en construcción de fondo. En otras, el mandatario aparecía hablando cerca de pequeñas casas grises mientras los funcionarios y los oficiales militares tomaban nota de sus comentarios.

En el pasado, cuando un desastre natural azotaba al país, la agencia solía distribuir fotografías, a veces manipuladas, de vívidas escenas de sus consecuencias en un aparente esfuerzo por recabar ayuda extranjera, pero Kim dijo en agosto que no aceptará ninguna ayuda externa este año para mantener el estricto cierre fronterizo con el que busca prevenir la propagación del coronavirus.

El gobierno de Kim sostiene que no ha registrado ni un solo caso de COVID-19, algo de lo que los observadores internacionales son escépticos.

En Komdok, el dirigente dijo que aún había casas construidas hace más de 50 años y que su gobierno “no conocía bien la vida de la gente que vivía en entornos y viviendas tan lamentables”.

Según la agencia estatal, afirmó que “tenemos que hacernos serios reproches a nosotros mismos”.

Kim informó que el ejército estará a cargo de la construcción de nuevas viviendas y de convertir la zona de Komdok en una localidad minera de clase mundial bajo un plan de desarrollo a largo plazo. Además, criticó a las instituciones nacionales de planificación que, dijo, se habían vuelto “muy calculadoras... atrapadas en el derrotismo y haciendo un gran revuelo cuando se establece el objetivo digno de la atención política del país”, apuntó la agencia noticiosa.

Publicidad

Publicidad