El organismo comunitario explicó que el huracán Eta activó el pago de 10,7 millones de dólares a Nicaragua, a través de un seguro apoyado por cooperación de la UE

EFE

El Gobierno de Nicaragua recibió 10,7 millones de dólares del Fondo de Seguro contra Riesgos de Catástrofe del Caribe (Ccrif), por su sigla en inglés) por los daños provocados por el huracán Eta en el territorio centroamericano, informó este jueves la Unión Europea (UE).

La activación del seguro, luego de la situación de emergencia provocada por el huracán Eta, ha permitido al Gobierno de Nicaragua, miembro de Ccrif, recibir un pago de 10,7 millones de dólares que le ayudará a poner en práctica las primeras actividades de emergencia, indicó la delegación de la UE en Managua, en una declaración.

Publicidad

Con esos recursos, Nicaragua también podrá responder de un mejor modo a las necesidades inmediatas de sus poblaciones y continuar garantizando el acceso a servicios críticos, agregó.

El organismo comunitario explicó que el huracán Eta activó el pago de 10,7 millones de dólares a Nicaragua, a través de un seguro apoyado por cooperación de la UE.

Publicidad

Recordó que en 2016 la UE y el Banco Mundial firmaron un acuerdo para un aporte de 14 millones de euros (16,6 millones de dólares) de la UE a un Fondo Fiduciario con Múltiples Donantes, al que también contribuye adicionalmente Estados Miembros, para facilitar el acceso de los Gobiernos de los países de Centroamérica y la República Dominicana a un seguro de bajo costo y alta calidad para riesgos de catástrofes.

Actualmente, en la región son miembros de Ccrif Nicaragua, Guatemala y Panamá, cuyas cuotas de afiliación también contribuyen a la sostenibilidad financiera de la institución, indicó.

En una declaración, el embajador de la UE en Nicaragua, el español Pelayo Castro Zuzuárregui, dijo que "la Unión Europea es consciente de la vulnerabilidad de la región centroamericana frente a las amenazas naturales, exacerbadas por los efectos del cambio climático, y de los altos costos de la rehabilitación y reconstrucción posterior a desastres".

"Por ello, estamos comprometidos y apoyamos a los países de la región para que puedan fortalecer su resiliencia frente a desastres naturales", agregó.

El pasado 3 de noviembre el huracán de categoría 4 Eta tocó tierra en la costa noreste de Nicaragua, con vientos máximos sostenidos de hasta 240 kilómetros por hora.

Según cálculos de este país centroamericano, Eta dejó unas 1.890 casas destruidas y otras 8.030 con daños parciales.

El lunes pasado, Nicaragua fue azotada por el huracán Iota, también de categoría 4, que devastó comunidades indígenas del Caribe norte, provocó derrumbes y deslizamientos de tierras en el norte, inundaciones en el Pacífico, y se cobró la vida de al menos 18 personas.

Publicidad

Publicidad