Internacionales -  25 de noviembre 2020 - 08:38hs

Líder etíope rechaza "interferencia" internacional en guerra

El primer ministro de Etiopía rechazó el miércoles un creciente consenso internacional para el diálogo y el cese de los letales combates en la región de Tigray calificándolo de “interferencia”, y señaló que su país gestionará el conflicto por su cuenta cuando venza el ultimátum de rendición de 72 horas.

Etiopía “aprecia las bien intencionadas preocupaciones de nuestros amigos", dijo el comunicado de la oficina de Abiy Ahmed poco antes del final de su ultimátum a los líderes regionales de Tigray. Pero “rechazamos cualquier interferencia en nuestros asuntos internos".

“La comunidad internacional debe permanecer al margen hasta que el gobierno de Etiopía remita su petición de ayuda a la comunidad de naciones", añadió la nota. “Instamos respetuosamente a la comunidad internacional a abstenerse de cualquier acto de injerencia no solicitado e ilegal".

Abiy, ganador del Premio Nobel de la Paz el año pasado, insiste en calificar el conflicto de “operación de seguridad”, mientras los tanques rodean la capital de Tigray, Mekele, en un último intento por arrestar a los líderes del Frente de Liberación Popular de Tigray (FLPT).

El gobierno de Abiy ha advertido al medio millón de residentes en la ciudad que se alejen de los líderes del FLPT o “no habrá piedad”, un lenguaje que la jefa de derechos humanos de Naciones Unidas y otros han advertido que podría llevar a “más violaciones de la ley humanitaria internacional”.

Las comunicaciones siguen prácticamente cortadas con la región, donde viven alrededor de seis millones de personas, complicando los esfuerzos para verificar las denuncias de los bandos en conflicto.

En estas circunstancias, no está claro cuánta gente en Mekele está al tanto de los avisos y de la amenaza de fuego de artillería en las próximas horas.