AFP

Los cubrebocas ayudan a protegerse del covid-19, pero se han vuelto un riesgo para la vida silvestre: cada vez más pájaros y criaturas marinas se quedan atrapados en la inmensa cantidad de mascarillas desechadas, que contaminan su hábitat