Se trata de una carta de amor a todos los gamers especialmente a todos esos que nacieron en la mejor cosecha de todas: la de los 80's. Disfruten la reseña de Ready Player One.