Esmeralda, a quien apodan "La Gata", creció en un barrio pobre y en condiciones miserables; desde pequeña vive con Doña Rita, quien la explota enviándola a vender dulces o a pedir limosna para "ganarse la comida y el piso donde dormir".