En el reto full extremo era el turno de Gisela Tuñón, quien tuvo que convertirse en surfer.