MODA María Sofía Velázquez - 

¡Baile de Graduación!... ¿Qué vestido me pongo?

Llegó un momento muy esperado... la graduación del colegio. Niñas que ya son casi mujeres, jovencitas que inician una nueva etapa y cierran la que termina con broche de oro.

El traje de graduación, o más bien, de la fiesta, es un tema súper importante y que llena de ilusión – y preocupación – a unas cuantas.

Cómo elegir, quién decide, cuál debe ser el color, son una serie de cuestiones que se nos agolpan en la cabeza. Y salimos a buscar EL TRAJE.

Para tener en cuenta:

1. La persona que se gradúa y usara el traje es la que tiene la primera y última palabra.

2. La persona que lo paga debe entender que el traje no es para si misma.

3. Como acudientes o responsables, los adultos deben velar por que el traje no sea inadecuado para la edad de la jovencita.

4. Como apoyo y cariño, debemos escuchar los deseos e ilusiones de la jovencita que suena con el vestido perfecto

 Embed      

5. Tips:

a. ir a buscar con tiempo, con paciencia, en días y horas de menos tráfico de gente en tiendas.

b. ir cómodas pero llevar ropa interior y zapatos adecuados para probarse vestidos de fiesta

c. ir pensando en el color. Los tonos más oscuros no son los ideales, es el momento para brillar con tonos divertidos y alegres.

d. pensar en lo práctico: un traje que después sirva para más ocasiones, así como está o alterándolo.

e. pensar en lo etéreo: un traje que salga bello en las fotos y que haga suspirar a quien lo usará una noche por unas horas.

f. olvidarse de los escotes exagerados: son inapropiados, incómodos, te envejecen y ya tendrás tiempo al crecer para usar prendas de ese tipo.

 Embed      

Los estilos actuales son muchos y muy variados. Traje largo puff, traje largo pegado, traje corto, dos piezas, transformable, etc., etc., etc.

Elegirlo porque te queda bien, no porque ese es el modelo que te encanta o que usaran tus compañeras. Ojalá sea dos en uno, pero si no, decídete por el que te quedó wow. El color. No te equivocaras con turquesa, fucsia, rojo, amarillo, morado. Con los demás colores: fíjate bien que te hagan lucir un rostro radiante.

Una sola vez en la vida se gradúa una de secundaria. Todas recordamos ese traje. Al parejo y la fiesta, no tanto. Pero el traje, sí. ¡Hagamos que valga el recuerdo!

FUENTE: María Sofía Velázquez

En esta nota: