César Camaño

Ël es Aibo, un cachorro de 30 centímetros con ganas de aprender. Este pequeño droide de cuatro patas puede identificar a sus dueños, jugar e interactuar gracias a su inteligencia artificial.