EFE

Samuráis, equilibristas, monjas con poca ropa, guiños sexuales, coreografías espectaculares y toreros. Todo eso y mucho más ha ofrecido Madonna en su concierto en Barcelona, donde ha demostrado que sigue en plena forma y dispuesta a seguir reinando en el mundo del pop.