El Monseñor José Domingo Ulloa toma posesión como Arzobispo Metropolitano de Panamá y solo le pide a Dios que pueda ser fiel a la misión que la ha sido encomendada.