Unas 25 de alrededor 145 especies que existen en Panamá son catalogadas venenosas, siendo cuatro las peores; la X, patoca, bocaracá y verrugoso.