Odalis Núñez

A juicio de Adolfo Linares, abogado y expresidente de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (Cciap), el Estado no debería discriminar a las personas por raza, sexo, creencias o preferencias sexuales, esto tras un nuevo intento de legalizar en Panamá el "matrimonio igualitario" o la unión entre dos personas del mismo sexo.

"Soy católico, apostólico por convicción y fe", dijo Linares pero en su concepto el Estado al momento de establecer o definir políticas públicas no debe dejarse influenciar por dogmas, religiones o creencias religiosas.

Publicidad

Esto tras conocerse una advertencia de inconstitucionalidad contra varios artículos del Código de la Familia y contra artículos de la Ley 61 del 2015 sobre el Código de Derecho Internacional Privado en Panamá que, establecen que el matrimonio sólo puede celebrarse entre hombre y mujer.

Explicó que la unión civil como política pública, es el reconocimiento del Estado a través de un contrato civil entre dos personas adultas, que han decidido vivir en sociedad común, bajo un mismo techo y quieren comprometerse de forma libre, ya sean estos de sexos iguales o diferentes.

De acuerdo con Linares lo que se busca al legalizar en Panamá el denominado "matrimonio igualitario" es una vida en un sociedad civilizada, donde no se discrimine a ninguna personas por su orientación sexual o cualquier otra cosa, sin cambiar reglas o normas de ninguna religión.

Cabe señalar que el pasado 24 de marzo la advertencia de inconstitucionalidad fue admitida en la Corte Suprema de Justicia y presentada por parte del bufete Morgan & Morgan en representación de Álvaro José López Levy.

Publicidad