Panamá Nacionales -  6 de julio 2017 - 20:11hs

Nunciatura no presentó denuncia contra periodista, defiende normas de seguridad

La Nunciatura Apostólica de Panamá lamentó la detención del reportero gráfico de un medio de comunicación que se encontraba grabando con un dron las instalaciones de su futura sede para captar vistas.

La Sede Apostólica indicó que no ha presentado ninguna acusación ni denuncia por el hecho, sin embargo explicó que, debido al carácter de su misión, mantienen normas respecto al tema de las grabaciones.

"En consencuencia el policía de la garita al ver a una persona que desde afuera manejaba un dron que filmaba dentro de la estructura de la sede avisó a su central y fue retenido para investigar quién era y qué permiso tenía para realizar esta actividad", dice un comunicado emitido esta tarde.

La Nunciatura sostiene que la grabación dentro de la sede diplomática representa un delito de violación de extraterritorialidad, según la Convención de Viena, y del derecho a la privacidad. De igual forma afirma que el periodista no tiene permisos para maniobrar el dron.

Indican que tanto la Santa Sede como sus sedes diplomáticas abogan por el respeto a los profesionales de la comunicación como defensora del derecho a la libertad de expresión, "pero el ejercicio del periodismo, como toda profesión, demanda unos límites éticos como también el respeto a las leyes y normas de un país".

Alexander Arosemena, reportero gráfico de La Prensa, fue detenido cuando grababa con un dron la Nunciatura de Panamá. Arosemena ya se encuentra en libertad.