EFE

Cerca de 175.000 toneladas de basura, en su gran mayoría plásticos, llegan cada año a la bahía de la capital panameña, lo que causa un daño "irreparable" a los numerosos manglares ubicados en esta zona del Pacífico, revelaron este martes ambientalistas.

La Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (ANCON) indicó que la basura que se acumula en la bahía procede principalmente de ocho ríos contaminados que recorren de norte a sur la ciudad, donde actualmente viven más de un millón de personas.

Publicidad

La falta de una servicio de recolección de basura eficiente hace que los residuos se acumulen en las calles y que la lluvia los arrastre a los ríos. Solo dos de los seis distritos del área metropolitana (el centro de la ciudad y el barrio periférico de San Miguelito) producen al día 480 toneladas de basura, según ANCÓN.

"Se puede decir que casi el 80% de la basura es plástico. Y dentro del plástico, prolifera el foam, que es el más dañino y difícil de manejar. El foam es nuestro nuevo reto como país", dijo a EFE la directora ejecutiva de la asociación, Rita Spadafora.

Panamá aprobó en 2018 una ley pionera en Centroamérica, que entró en vigor el pasado julio y que prohíbe el uso de bolsas de plástico desechable en cualquier tipo de establecimiento comercial.

La Asamblea Nacional discute también desde hace meses una iniciativa para regular el uso del poliestireno expandido, un plástico conocido en Panamá como "foam", que se utiliza principalmente como envase de comida.

"Cuando hay fuertes lluvias, los plásticos van directamente al mar afectando no solo los manglares de la bahía sino todo el archipiélago de Las Perlas (ubicado en el corazón del Golfo de Panamá). Esto impacta tanto a ecosistemas productivos para la pesca como al sector turismo", agregó la activista.

La Bahía de Panamá, con una extensión de 85.664 hectáreas, fue incluida en 2003 en la lista Ramnsar de humedales de importancia internacional y fue declarada un área protegida nacional en 2015.

Sus manglares, un tipo de árbol esencial en la lucha contra el cambio climático porque absorbe hasta cinco veces más de dióxido de carbono que otras especies, sufren no solo por la contaminación sino también por la presión urbanística.

Panamá, con cerca de 180.000 hectáreas de manglares, es uno de los países de Centroamérica que tiene más bosques de mangle, pero desde los años 70 ha perdido más del 50 % de los mismos, según datos oficiales.

Pese a la grave situación, la directora de ANCON aseguró que "hay un movimiento hacia la reducción y el reciclaje que va tomando fuerza" en el país.

Prueba de ello, agregó, son los más de 400 voluntarios que participaron el fin se semana en una limpieza masiva de playas en este de la capital y durante la que se recolectaron cerca de 4 toneladas de basura.

"Iniciativas como las del domingo tienen dos propósitos: concienciar a la ciudadanía para que reduzca y recicle y crear apoyo de la comunidad para cuando se discutan anteproyectos de ley para regular el uso de materiales que terminan en nuestros mares", reconoció Spadafora.

La ONU estima que cada año llegan a los mares ocho millones de toneladas de plástico, lo que equivale a verter un camión lleno de plástico al minuto, y calcula que, de seguir así esta situación, en el año 2050 habrá más plásticos que peces en los océanos.

Publicidad