Asamblea Nacional de Panamá

Odalis Núñez

La Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP), insistió este domingo en la importancia de modernizar el contenido de la Ley 22 de 27 de junio de 2006 que regula la contratación pública.

El gremio empresarial indicó que la Ley de Contrataciones Públicas, entre otras razones tiene en “virtud de la puesta en vigencia de la figura de las Asociaciones Público-Privadas, instrumento decisivo para promover la inversión local y extranjera en proyectos de interés público, con el valor agregado de aligerar la presión sobre los presupuestos nacionales”.

Publicidad

A través de su comunicado La Cámara Opina, la CCIAP expresó que lo anterior incidirá, igualmente, en la competitividad del país para atraer capitales foráneos y, con ello, la generación de empleo.

“Como es de conocimiento general, la ley mencionada establece las reglas y los principios básicos de obligatoria observancia que regirán los contratos públicos que realice el gobierno central, las entidades autónomas y semiautónomas, los intermediarios financieros y las sociedades anónimas en las que el Estado sea propietario del 51% o más de sus acciones o patrimonios”, explicó el comunicado.

Agregó que un componente esencial de los cambios por introducir guarda relación con el establecimiento de mecanismos que, además de garantizar transparencia en los negocios del Estado, aseguren mayor participación de los ciudadanos en la adopción de acciones de interés general.

Sostuvo también que entre los temas que permanecen en el ámbito de acción del Legislativo, y cuyo trámite es de especial interés para la sociedad nacional, figura el reglamento interno de la Asamblea Nacional, que es un compromiso que los diputados de la República “deben honrar frente a sus electores, puesto que alude a la gestión de uno de los pilares fundamentales de nuestra vida institucional, en lo atinente a un desempeño productivo y enriquecedor de los valores democráticos, así como a una exigente rendición de cuentas ante la sociedad”. 

Además, el cumplimiento de esta tarea no puede postergarse más, como no sea en perjuicio de la imagen de la corporación legislativa.

Reiteró que es necesario que la dinámica de la Asamblea Nacional asuma el ritmo de los cambios que espera en, incluso, ir adelante en los aspectos de sus competencias y responsabilidades.

Publicidad