Melquiades Vásquez

Un grupo de víctimas de la secta religiosa que operaba en la comunidad de Alto Terrón de Santa Catalina, Comarca Ngäbe Buglé, rompieron el silencio tras ser golpeados con tucos, machetes, tablas y hasta con la misma Biblia.